Sobre Nosotros

Un poco de historia:

Corren los primeros años del siglo XX cuando Don Ramón Vila Casellas trabaja como relojero en la prestigiosa firma “El Regulador”, ubicada en Las Ramblas de Barcelona.
Una de las herramientas principales utilizadas en el oficio de relojero son las seguetas, denominadas también “pelos de segueta”, importadas de Alemania puesto que, según decían en el Gremio, “no hay seguetas mejores en todo el mundo”

Llegó 1914. Estalla la Primera Guerra Mundial.

Es lógico pensar que las famosas seguetas alemanas dejan de llegar a Barcelona, y Don Ramón, al que llaman “El sabi del Poble” (el sabio del pueblo), se las ingenia para fabricar muy artesanalmente sus propias herramientas.

Pronto corre la voz de que Don Ramón tiene sierras (seguetas) y empiezan a llegar a su casa amigos, joyeros, marqueteros, etc…, pidiéndole sierras.
Obviamente, la producción es muy limitada. Le piden más sierras de las que puede servir. Su filosofía ante el exceso de demanda es anotar en una libreta a aquellos que ya les ha vendido y “cuidado con aquel que no respete el turno”. No podía consentir que nadie fuera más privilegiado que los demás.

Así, sin grandes medios a su alcance, pero con mucha imaginación y en sus ratos libres, monta en su casa de la calle Baños Nuevos num. 1 de Barcelona, la primera máquina de hacer sierras de marquetería.

Poco tiempo después decide dedicarse por completo a su producción y trasladó su taller a la calle Unión, 22 de esta misma ciudad.

Esto sucede en el año 1916 y desde esta fecha INDUSTRIAS VILA fabrica y distribuye herramientas para la joyería y la marquetería, sin interrupción.

Industrias Vila-Lendinez © 2017